lunes 27 de mayo de 2024 - Edición Nº2000

Macro y Micro | 11 may 2023

¿Qué pasa con los precios?

Sin referencia: diferencias de más del 200%

Varios productos alimenticios básicos registran una importante disparidad entre los comercios de barrio y supermercados. El poder de compra, la clave


Ir al supermercado o al almacén de barrio ya no es garantía de que en uno u otro lugar se consigan mejores precios debido a que se registra disparidad de valores de productos alimenticios entre los comercios de la Región.

A través de un relevamiento sobre 9 productos alimenticios en almacenes, minimercados y supermercados, se ve que más allá de la inflación, los precios de la misma mercadería puede variar hasta un 299%.

En el caso del litro de leche de La Serenísima puede encontrarse a 234,70 pesos en una cadena de supermercados y a 370 pesos en un minimercado del Centro.  Por su lado, el precio más barato que se registró de la manteca de la misma marca en el envase de 200 gramos fue en un comercio de La Loma en el que estaba a 349,99, y el valor más caro fue de 710 pesos en el Centro.

El queso Cremón, por kilo, puede encontarse a 1.732,50 pesos en un supermercado como a 2.800 pesos en un minimercado de El Mondongo. Para comparar los valores de los fideos se eligieron los tallarines Don Vicente de 500 gramos: Los más económicos estaban a 395 en una cadena de supermercados y el precio más alto de vio en el Centro, a 520 pesos.

En el caso del arroz, algunas marcas se encuentran en falta en los mayoristas, la marca Molinos Ala en la versión de 1 kilo estaba a 258,75 pesos en la góndola de dos supermercados de cadena y también lo vendían a 416,94 pesos en un minimercado de Plaza Malvinas.  La yerba Playadito por medio kilo podía conseguirse a 566 en un supermercado y en el otro extremo, a 724.91 en Plaza Malvinas.

Una cadena de supermercados ofrecía el litro y medio de aceite de la marca Natura a 496.20 pesos mientras que en la zona de Plaza Malvinas se vendía a 1.299.90. La diferencia más grande de valores de un mismo producto se observó en el puré de tomate Arcor que se vende por 530 gramos, en un supermercado estaba a 79 pesos y podía encontrarse a 260 pesos en San Carlos, marcando una diferencia de 229 por ciento.

Por último, la mayonesa Hellmann’s clásica oscila entre los 348 pesos en un supermercado y 679.99 pesos en el Centro. Es importante reslatar que no todos los productos se encontraron en los locales relevados. Por ejemplo, en un principio se había seleccionado el arroz Gallo Oro tradicional para llevar a cabo la comparación, pero sólo se lo encontró en uno de los comercios. La marca que finalmente se utilizó, en dos supermercados no estaba. Además, se la tomó como parámetro porque fue la que más presencia en las góndolas hubo. Es decir que en los comercios están faltando marcas clásicas de este producto.

Asimismo se registró una faltante de queso Cremón porque “es caro y no se vende”; lo mismo ocurrió en un local con los fideos Don Vicente; y se señaló que el faltante de manteca La Serenísima en un minimercado se debía a que no entregaron los proveedores. En el local de La Loma donde no se encontró la mayonesa seleccionada ni la yerba, afirmaron que se debía a que no les entregaron otra opción en el primer caso y que no trabajan la marca Playadito.

De acuerdo a los referentes almaceneros consultados, las causas de esta disparidad de precios, se debe a la capacidad de compra. Los supermercados más grandes negocian directamente con las industrias y tienen una mayor posibilidad de acopio de mercadería. En cambio, los minimercados y almacenes recurren a los mayoristas, donde muchas veces no encuentran determinados productos o marcas, y por otro lado, carecen de espacio para “stockearse”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias