jueves 09 de febrero de 2023 - Edición Nº1527

La Provincia | 12 ene 2023

Conflicto por los peajes

Sin apoyo político y sin nafta, Kicillof perdió la pulseada con Facundo Moyano

El gobernador bonaerense no resistió la batalla contra el sindicalista y habrá mesa de negociación por la personería del gremio


Menos de una docena de días le duró “el aguante” al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, en uno de los pocos enfrentamientos que tuvo durante su mandato con los sindicatos. En este caso, su contrincante fue el hijo menor del clan Moyano, Facundo, quien maneja los hilos del Sindicato de Peajes (SUTPA).

Todo comenzó con el despido de un empleado del área de informática de la empresa Autopistas de Buenos Aires S.A. (AUBASA), que pertenece al Estado bonaerense. Luego de varias asambleas y levantadas de barreras en la autovía Buenos Aires-La Plata y en las rutas 2 y 11, la situación se puso cada vez más tensa.

Fue entonces cuando el Gobierno de Kicillof resolvió multar al gremio y revocar su personería, el máximo reconocimiento legal que prevé la ley de Asociaciones Sindicales. Esto fue durante una audiencia ante el Ministerio de Trabajo nacional y por medio del estudio jurídico de Daniel Funes de Rioja, quien además es presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Otros sindicatos se sumaron a la defensa de Facundo Moyano y la pared que intentaron levantar desde el oficialismo bonaerense empezó a resquebrajarse. 

Al mismo tiempo que Moyano daba por finalizada la medida de fuerza que le produjo a Aubasa pérdidas superiores a los 200 millones de pesos y cedía al pedido de conciliación obligatoria dictada por la cartera de Trabajo, publicaba en sus redes sociales un duro mensaje contra Kicillof.

El 5 de enero, escribió: «Un gobierno “nacional y popular” con casi el 50% de pobreza en la provincia de Buenos Aires pide cancelar la personería gremial de un sindicato peronista. Ni Macri se animó a tanto.» Tres días más tarde, publicó un hilo más punzante:

La embestida dio sus frutos. En las últimas horas, Aubasa informó que no continuará con su pedido de cancelación de la personería SUTPA y acordó sentarse a negociar. Por ahora las aguas se calmaron y se espera que el conflicto quede resuelto. Sin embargo, la confrontación mostró una imagen débil del Gobernador y dejó al descubierto su poca cintura para manejar este tipo de situaciones que, con otros colores al mando, son mucho más usuales.

Y por detrás, quedó expuesta la rosca interna del Frente de Todos con la amistad cada vez más conveniente entre Sergio Massa y Facundo Moyano.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias