miércoles 30 de noviembre de 2022 - Edición Nº1456

Sociedad | 15 nov 2022

Persecución estatal

Violencia policial: El relato de un hombre que fue violado por oficiales de Qatar

Ali, una de las tantas víctimas del sistema Qatarí, narró los trágicos sucesos vividos tras ser engañado, al recibir un mensaje de una plataforma de citas gay


Mientras que el mundo tiene su atención centrada en el inicio de la Copa del Mundo que tiene como anfitrión a Qatar, el país continúa despertando polémicas fruto del trato que reciben los integrantes de la comunidad LGTBIQ+ por parte de las autoridades locales. 

Ali, una de las tantas víctimas del sistema Qatarí, narró los trágicos sucesos vividos tras ser engañado, al recibir un mensaje de una plataforma de citas gay. Los oficiales de Qatar lo habían citado a “una trampa" para abusar e intimidarlo debido a su orientación sexual.

Este hecho salió a la luz tras la investigación del periodista británico, Patrick Strudwick, quien entrevistó al hombre gay que fue vulnerado en el décimo piso de un hotel.

Ali es oriundo de Filipinas y llegó a Qatar para trabajar y enviar dinero a su familia, conformada por su madre y sus hermanas. Jamás imaginó los brutales acontecimientos que sufriría en el décimo piso de un rascacielos, del que quiso saltar pero no se atrevió.

 

¿Cómo son tratados las personas homosexuales en Qatar?

“En secreto, se discute y se advierte entre la comunidad local LGBT, pero públicamente no se habla de lo que realmente ocurre con las minorías sexuales, de la escala y profundidad de la persecución estatal”, detalló el artículo publicado en I News.

A comienzos de 2018, alguien le envió a Ali un mensaje a través de una plataforma de citas gay. “Recibí una llamada diciéndome que estaba interesado en conocerme”, afirmó Ali, nombre que modificó para permanecer en el anonimato.

El hombre era turco, lo que tranquilizó a Ali, ya que era posible que se tratara de otro trabajador extranjero. Su interlocutor le ofreció 300 QR, una suma equivalente a 82 dólares.“Pero la condición era que tenía que ir a su hotel, y que él llevaría un vestido y maquillaje (para que me pusiera)”, señaló la víctima.

“Decidí ir”, confesó. Ali afirmó no haber aceptado este tipo de transacción con anterioridad, pero no quiso dejar pasar la oportunidad para aumentar su sueldo, ya que gran parte era destinado para su familia. Por ello, se dirigió al hotel y llegó al décimo piso. Siguió por un largo pasillo hasta que halló la habitación. “Abrí la puerta y entré. Había seis personas”, añadió Alí.

De acuerdo a su testimonio, los otros seis hombres eran policías qataríes. Ali fue capturado por los agentes al instante en el que ingresó en la habitación. “Tenía muchas ganas de saltar (por) la ventana, pero no podía, era  demasiado alta y ya estaba acorralado dentro de la habitación”, comentó.

Luego de ser abusado sexualmente por los oficiales, excepto por el sujeto turco, los agresores revisaron el bolso de Alí para buscar pruebas. “Esto es prostitución, esto es gay”, lo increparon.

Al parecer, los oficiales debieron mandar un mensaje a otra persona en la aplicación, porque más tarde llegó a la habitación del hotel un hombre gay indonesio. Los arrestaron a ambos y fueron trasladados a la comisaría, donde los interrogaron.

“Dormí una noche en la cárcel y, cuando me desperté, me llevaron al centro de deportación. Allí esperé dos días para recibir mi pasaporte y mi billete para volver a Filipinas. Cancelaron todos mis papeles”, agregó Ali, quien finalmente fue deportado.

Ali regresó a su país de origen, Filipinas, y pasaron años antes de que pudiera conseguir otro trabajo. “Me quedé en la cama pensando en lo que había pasado. ¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué me violaron?”, se preguntó.

De acuerdo con la investigación publicada en I News, la vivencia de Ali no es un hecho aislado. Es parte de un panorama más amplio, oculto a la vista de la población. La ley de Qatar criminaliza a las personas LGTBI. Todas las relaciones extramatrimoniales en el país son ilícitas. Por su parte, la homosexualidad se castiga con cárcel y latigazos, de acuerdo a la sharia (ley islámica).

En este contexto, el ministro de Asuntos Exteriores británico, James Cleverly, solicitó a los visitantes que pertenecen a la comunidad que sean “respetuosos”. Lo que es sumamente erróneo, ya que no sólo se criminaliza su sexualidad sino que, además, se los culpa de las consecuencias producto de la misma.

Por otro lado, el doctor Nasser Mohamed, quien reside en San Francisco (Estados Unidos), sostuvo que en Qatar actúa el Departamento de Seguridad Preventiva. “No son técnicamente parte de la Policía. Son un equipo de seguridad nacional”, afirmó. Esto significa que son una especie de “mafia desquiciada que va deteniendo a la gente. Van de incógnito, sacan a la gente de los lugares públicos solo por la sospecha de que son homosexuales”, explicó. Además, aseguró que las personas transgénero son atacadas sistemáticamente.

A pesar de ello, de acuerdo a Mohamed, estos hechos se mantendrán ocultos a los hinchas que visiten Qatar con motivo de la Copa del Mundo. El Estado “no quiere ocuparse de ese escándalo. Todo es una fachada. Y les importa mucho la imagen pública”, finalizó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias