lunes 27 de junio de 2022 - Edición Nº1300

Economía | 13 jun 2022

Informe Analytica

El gobierno se ve obligado a “realizar cambios profundos en la política económica”

En el mes de mayo se profundizó la escasez de resultados, ya que el Banco Central no logra acumular reservas internacionales


En su informe Mirada titulado "El Banco Central, en zona de riesgo patrimonial", la consultora económica Analytica sostiene que se va a dificultar cumplir con la meta acordada con el FMI para el segundo trimestre.

En él, sostienen que en el mes de mayo se profundizó la escasez de resultados de la política económica, ya que el Banco Central no logra acumular reservas internacionales que se contrajeron en USS 450 millones.

Esto se debe a que “las reservas netas deberían aumentar en torno a U$S 2.500 millones durante junio”. Es por ello que el gobierno se ve obligado a “realizar  cambios profundos de  política económica  para evitar un nuevo  salto cambiario  en lo que resta de  su  gestión”.

“Seguir sosteniendo al dólar oficial como ancla inflacionaria, elevar la tasa de política monetaria e intentar desinflar mediante controles de precios demuestran ser alternativas ineficientes”, afirman.  

En ese sentido aseguran que “retrasar el tipo de cambio  real y, a la vez, elevar la tasa de interés de las Leliqs  es inconsistente” ya que “por un lado,  aumentan  los pasivos  del Banco Central y, por otro, se impide el incremento de  valuación de sus  activos en dólares”. 

Además, señalan que “la situación patrimonial es delicada, ya sea ante la  eventualidad  de  una devaluación o de la pérdida  de  control de los agregados   monetarios” lo que repercutiría “sobre la brecha cambiaria, luego  en  el  tipo  de cambio oficial y finalmente en la tasa de inflación”.

“El  Banco Central  aún  está  en  condiciones  de  evitar  un  fuerte  salto  cambiario,  pero necesita cambiar los instrumentos de política monetaria. Un camino posible sería la suba de encajes no remunerados y el control de  los  agregados”, indican en su reporte.

Asimismo, comentan que “reducir los incentivos a la compra de bienes importados tiene un doble rol: por un lado, mejora la hoja de balance del sistema financiero y, por otro, prioriza  el uso de divisas hacia los sectores productivos”.

Por último, actualmente, el central “está en condiciones de evitar un fuerte salto cambiario pero necesita cambiar los instrumentos de política monetaria”. “Un camino posible sería la suba de encajes no remunerados y el control de los agregados”, añaden.

Además, sostienen que “una menor oferta de crédito al consumo impactaría sobre más niveles de actividad”. Pero, a pesar de ello se podría considerar un “costo menor ante la alternativa de una fuerte devaluación”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias