lunes 27 de junio de 2022 - Edición Nº1300

El País | 10 jun 2022

47,8 kilos por persona

El consumo de carne está en el nivel más bajo en 100 años

El dato surge luego de un informe dado a conocer hoy por la Bolsa de Comercio de Rosario.


Un informe realizado por economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) reflejó que en 2021 el consumo de carne vacuna fue el más de los últimos 100 años. Teniendo en cuenta que el promedio de consumo de proteínas animales de los argentinos llegó a 109,4 kilos por habitante por año de proteínas animales, 47,8 kilos por habitante por año correspondió a carne bovina representando apenas el 44%, cuando a principios de este milenio representaba entre el 60 y 70%.

En el trabajo se analiza la baja en el marco de una menor participación de la carne bovina en la dieta de los argentinos en los últimos años, tanto por la elección de alimentos de base vegetal como por la incorporación de otro tipo de carnes.

Los economistas Emilce Terre y Pablo Lugones, encargados de realizarlo, señalaron que “el promedio nacional de absorción de carne bovina fue el menor en 100 años, y de hecho, debemos remontarnos hasta 1920 para encontrar un registro en el que se haya absorbido internamente un menor volumen de carne bovina per cápita”. En el año mencionado por el informe privado, el consumo se ubicó en un mínimo histórico de 46,9 kilos por habitante por año, el menor registro histórico y ubicándose 1 kg por debajo del año pasado.

Por otro lado, si se analiza el consumo histórico, en el período que abarca los años 1914-2021, el promedio de consumo fue de 73,4 kilos por habitante por año, cuando el promedio de los últimos 5 años fue de 54,5 kilos por habitante por año.

Los investigadores indicaron que "desde comienzos de los años noventa, no se ha alcanzado un consumo equiparable a nuestro promedio histórico, permitiendo afirmar que la tradicional ingesta de carne bovina ha reducido su peso en las dietas de los argentinos". 

Los especialistas atribuyeron esta situación además a que se amplió la absorción de otras proteínas animales, como pollo y cerdo, aunque también ha impactado el menor poder adquisitivo de la población. “Si tenemos en cuenta la ratio consumo de carne bovina/consumo total de carnes, podríamos afirmar que el nominador disminuyó, mientras que el denominador se incrementó, explicando la caída en la participación”, agregaron. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias