lunes 27 de junio de 2022 - Edición Nº1300

Economía | 8 jun 2022

Informe

Alta inflación y cepo cambiario: "Lo que tiene olor a dólar, se compra"

Analytica advirtió que si no entran dólares al BCRA “no habrá estrategia de desinflación posible” y apuntó que la política cambiaria “es contradictoria”.


La alta inflación y el cepo cambiario generan más distorsiones e incentivos al consumo en detrimento de la producción de bienes durables, lo que redunda en un crecimiento económico más débil, advierte en un informe la consultora Analyitica.

El reporte indica que la salida de Roberto Feletti de Comercio Interior, “consolida la idea de una única dirección en la política de precios. Esta unificación de criterios es una condición necesaria para que comience algún intento más consistente para coordinar expectativas, pero no es suficiente”.

La consultura advirtió que los dólares que faltan, “son para producir, pero no para el consumo de bienes terminados”, que se encuentran en valores récord. Además, “sin garantizar un flujo de dólares que alimente las reservas del Banco Central, no habrá estrategia de desinflación posible” y en el frente cambiario, “la política es contradictoria”.

De este modo, “la participación de los bienes de consumo importados en el consumo total se encuentra en máximos históricos, y un 20% por encima de lo que se correspondería a la actual estructura de precios relativos e ingresos reales”. Desde el segundo trimestre del 2020 comenzó a crecer, “hasta alcanzar un pico y aumentar 6,6% el primer trimestre de este año”.

“Esta dinámica del consumo importado responde a una lógica diferente a la del mercado interno. Por caso, las ventas en centros de compra a precios constantes a un están 23% por debajo de 2018, a pesar de la recuperación que marcan los datos del Indec de esta semana”, se señaló. En el primer trimestre del año “el consumo en centros de compras creció 26,8% interanual y la venta de electrodomésticos un 12,4 por ciento”, señaló el informe.

“La combinación de brecha cambiaria, elevada inflación e incertidumbre política generan incentivos para estos comportamientos en las empresas y familias, sesgando las decisiones a la adquisición de bienes transables. En palabras simples, lo que tiene olor a dólar, se compra”, agregó.

“La plata quema; mejor usarla”, destacó Analytica y apuntó a que “el cepo alienta la idea de que adquirir bienes de consumo importados es una oportunidad, en especial teniendo en cuenta las expectativas de cambio de régimen macroeconómico y/o devaluación de shock”.

Sin embargo, este comportamiento no se extiende al sector industrial debido a que “la incertidumbre, las distorsiones asociadas a los controles de capitales y la alta inflación no redundan en un buen desempeño de la producción de bienes transables”.

La consultora también apuntó a que “si se busca evitar una solución de shock, hay que empezar a preparar los mecanismos de contención para cuando disminuya fuertemente la liquidación de divisas del agro a partir de agosto”, aunque no precisó cuáles.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias