jueves 20 de enero de 2022 - Edición Nº1142

La Provincia | 6 dic 2021

Luego del recambio legislativo

El gobernador bonaerense analiza cambios en su gabinete

A partir del viernes Juntos por el Cambio ya no tendrá la mayoría en el senado y Axel Kicillof busca que los cargos sean ocupados por intendentes del conurbano, dirigentes del Frente Renovador o de La Cámpora


El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, busca impulsar su gestión a partir de nuevas estructuras y cambios en el gabinete que podrían adelantarse luego del recambio legislativo. 

Las modificaciones, solicitadas por intendentes y aliados del Frente de Todos, se mantienen bajo reserva por parte de la gobernación bonaerense que adelanta que los cambios se informarán cuando el dirigente presente el programa del gobierno para los próximos dos años.

El gobernador bonaerense espera que el recambio parlamentario del 10 de diciembre en el Senado de la provincia se adapte a una renovación en su gestión. El contador pasará de estar dominado por 26 senadores de Juntos por el Cambio, contra 20 del oficialismo, a una paridad de 23 miembros por bando, luego de las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

El gobernador decidió apoyarse en la definición de las nuevas autoridades del cuerpo legislativo que tiene como presidenta a la vicegobernadora Verónica Magario. Además del vicepresidente primero del Senado, Alfredo Fisher, que está en la línea de sucesión en caso de acefalía, el Frente de Todos debe elegir a un nuevo dirigente para su bloque, después de la salida del presidente del bloque, Gervasio Bozzano.

Uno de los dos cargos será ocupado por Teresa García, exministra de Gobierno de Kicillof y quien concretó la campaña electoral de 2019. La senadora electa, será  uno de los apoyos a los que apostará Kicillof para dinamizar la Cámara alta.

Por otro lado, además de las negociaciones por el presupuesto 2022 y la nueva ley impositiva de la provincia, la Cámara alta deberá resolver, entre otros temas, la designación de tres ministros de la Suprema Corte de Justicia, las vacantes en el Tribunal de Cuentas y en la Contaduría General, el cargo de Defensor del Pueblo bonaerense y ocho asientos en el directorio del Banco provincia.

Asimismo, se espera remover al Procurador bonaerense, Julio Conte Grand, pero no cuenta con los números para impulsar un juicio político que requiere dos tercios de los votos, teniendo en cuenta que el oficialismo no tendrá quórum propio en el Senado, que se forma con 24 senadores. Aunque en caso de empate podría definir Magario

Sin embargo, las negociaciones no se limitarán a la oposición, sino que cada senador del oficialismo tiene expectativas particulares acordes a su territorio y a su proyecto dentro del partido. 

Entre los senadores que renovaron resalta Luis Vivona, allegado a Leonardo Nardini, alcalde en licencia de Malvinas Argentinas y actual funcionario de Kicillof. Y Gustavo Soos, mano derecha del intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, que se posicionó en contra de la re-reelección de los intendentes, impidiendo un planteo de reforma a la ley Orgánica de Municipios en el ámbito legislativo.

A pesar de que las incorporaciones son a fin al oficialismo, el gobernador deberá negociar con intereses que tiene a los intendentes como fuerza de veto: no habrá un nuevo endeudamiento sin un Fondo de Infraestructura Municipal de al menos 12.000 millones de pesos. “No le vamos a firmar un cheque en blanco al gobernador”, afirmó un miembro de su mismo espacio político.

Una vez que Kicillof logre equilibrio en el Senado, el desafío será renovar las vacantes en la Suprema Corte de Justicia de la provincia. El máximo tribunal provincial está compuesto en la actualidad por cuatro miembros. Hilda Kogan es la única mujer y llegó con el aval del radicalismo, Sergio Torres fue propuesto por la exgobernadora María Eugenia Vidal, Luis Genoud fue ministro de Seguridad del exgobernador Felipe Solá y Daniel Soria ocupó un cargo en la municipalidad de La Plata durante la intendencia del actual ministro de Justicia Julio Alak. Por lo que la Corte está dividida ante un caso que toque la fibra política de la actual administración.

De acuerdo al cálculo de la Casa de Gobierno, de las tres vacantes que están pendientes a renovar, dos podrían corresponderle al oficialismo y una a la oposición.

La semana pasada se escuchó el nombre del juez federal, Daniel Obligado, como una de las posibilidades del kirchnerismo. Pero la designación del magistrado que fue quien firmó uno de los últimos sobreseimientos de la vicepresidenta Cristina Kirchner y que facilitó la libertad del ex vicepresidente Amado Boudou fue desmentida por la Gobernación.

Kicillof admitió que vería con agrado la renuncia del Procurador Conte Grand, ex funcionario de Vidal. Aunque sin juicio político posible, algunos de sus adeptos volverán a presionar al ex secretario Legal y Técnico de Vidal para que dé su renuncia.

Se espera que Kicillof reciba esta semana a los nuevos senadores en una reunión formal de presentación. Una de las senadoras kirchneristas que llega a la Cámara alta adelantó que vuelve “a pedir la renuncia del Procurador”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias