domingo 16 de mayo de 2021 - Edición Nº893

El País | 21 abr 2021

Clases presenciales

El gobierno analiza una "presencialidad administrada" en las escuelas a partir del lunes 3 de mayo

Alberto Fernández y Nicolás Trotta se volvieron a encontrar después de las diferencias en torno a la suspensión de las clases.


El Gobierno Nacional evalúa una "presencialidad administrada" en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) a partir del 3 de mayo luego de que finalice la vigencia del último DNU de Alberto Fernández, el cual suspendió las clases presenciales por dos semanas en todo el país.

El Presidente y Nicolás Trotta se reunieron en Olivos para explorar explorar alternativas intermedias que favorezcan la baja en la circulación del transporte público. El objetivo es terminar con la fractura social que generó al debate de la presencialidad en las escuelas a partir del enfrentamiento político con Horacio Rodríguez Larreta para establecer un esquema que combine la asistencia de los alumnos a los establecimientos con la virtualidad.

Según se informó oficialmente, el Presidente y Trotta también evaluaron las condiciones en las que se dan las clases presenciales en cada provincia y abordaron la situación metropolitana ante el incumplimiento del fallo de la Justicia Federal por parte de la Ciudad de Buenos Aires.

La propuesta que seguirían es la misma que el propio Trotta presentó en el Consejo Federal de Educación, horas antes de que el Presidente definiera unilateralmente la suspensión de las clases.

El plan busca bajar la circulación en el transporte público de la comunidad educativa, disminuir la cantidad de días de asistencia a clases o definir cierres parciales que seguirían un orden de prioridad. Lo último en cerrar sería lo que consideran cursos prioritarios: el último grado de primaria y el último año de secundaria. En segunda instancia, sala de cinco y el primer ciclo de primaria (primero, segundo y tercer grado).

A su vez, Trotta expuso las alternativas para el Interior del país, que desarrolló su cartera para “desplegar una agenda de presencialidad administrada que permita reducir la circulación en aquellas zonas que presenten mayor riesgo epidemiológico debido al crecimiento exponencial de casos”.

Para el resto del país, el Presidente y el ministro de Educación dejaron abierta la posibilidad de reducir la frecuencia de las clases presenciales en la mínima unidad geográfica. Es decir, ya no se considerará a las provincias como un todo, sino que se monitoreará el avance de la segunda ola por localidades.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias