lunes 19 de octubre de 2020 - Edición Nº684

Sociedad | 30 sep 2020

Tenía 88 años

Se fue un indispensable. Murió Quino

Enorme pesar y reconocimiento en toda la sociedad argentina. El mendocino Joaquín Salvador Lavado (Quino) falleció hoy a sus 88 años. Además de una prolífica obra en el humor gráfico, creó a Mafalda, su personaje más famoso. Desde su arte, siempre defendió la democracia y las libertades. Ganó en 2014 el premio "Principe de Asturias".


Quino nació de padres  andaluces en Mendoza en 1932 y desde temprana edad se ganó su apodo, para distinguirlo de su tío Joaquín, quien era pintor y lo intrudujo desde temprano en las bellas artes.

A los trece años se matriculó en la Escuela de Bellas Artes, pero la abandonó por falta de motivación en lo referente a la educación tradicional. Finalmente a los 18 años llegó a Buenos Aires dispuesto a encontrar a un editor que publique sus dibujos.

“El día que publiqué mi primera pasé el momento más feliz de mi vida”, dijo después recordando su debut en el semanario Esto es, de Buenos Aires, en 1954. Para ese entonces ya había pasado tres años de penurias económicas. Desde entonces y hasta la fecha sus dibujos de humor se vienen publicando ininterrumpidamente en infinidad de diarios y revistas de América Latina y Europa.

El mismo Brascó lo presenta a Agens Publicidad, que buscaba a un dibujante para que creara una historieta para publicitar el lanzamiento de una línea de productos electrodomésticos llamados Mansfield, razón por la que el nombre de algunos de los personajes debían comenzar con la letra M, de ahí Mafalda.

Si bien Agens no hizo su campaña, Quino se quedó con unas pocas tiras que le serían útiles unos meses después, cuando diera vida al personaje que lo haría famoso.

El 29 de septiembre de 1964, Mafalda se publicó por primera vez en el semanario Primera Plana de Buenos Aires. De hecho, ayer se cumplieron 56 años de su debut.

El 9 de marzo 1965, con el paso de las tiras cómicas al periódico El Mundo (en el que Quino publicará seis tiras por semana), se inicia el imparable éxito del personaje, que cruza las fronteras nacionales para conquistar América del Sur y luego se extiende a Europa, ganando una posición de liderazgo en el imaginario colectivo.

A pesar del gran éxito y la fama internacional, el 25 de junio de 1973, Quino decidió no dibujar más a la niña progresista que odia a la sopa. En un fenómeno editorial mundial, el interés por Mafalda se ha mantenido inalterado, y sus libros de viñetas se siguen imprimiendo hoy en muchos paises.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias