jueves 13 de junio de 2024 - Edición Nº2017

Voces | 10 jun 2024

Columna

Se aprobó la primera ley (la de Murphy)


El gobierno de Milei va a tener siempre 3 grandes desafíos / amenazas. Primero, el gerenciamiento político, con todo lo que implica manejar un sinfín de hilos de acuerdos y compromisos. Segundo, el gerenciamiento del Estado, dado que llega con poca gente propia, y muchos de los que están no tienen experiencia. Y tercero, la hoja de ruta económica.

Para que la nueva administración tenga éxito, sería ideal que le funcionen los 3 de la manera más aceitada posible, como le sucedió a Menem y a Néstor. Si bien es largo de analizar, le tendrían que funcionar bien al menos dos de los tres factores. Sin embargo, la clave es el tercer desafío, porque si ese “no funca”, los otros dos no le asegurarán sobrevivencia. Se puede manejar la política con habilidad, pero si los indicadores económicos no responden, game´s over. En cambio, si Toto acierta, la política y el establishment le harán reverencias.

La gestión libertaria está cerrando la semana con problemas en los 3 aspectos mencionados al principio: 

1) Diputados le estampó una media sanción con dos tercios, de modo que, si el presidente vetase, la ley podría confirmarse igual (mientras se retrasan la ley Bases y el paquete fiscal en el Senado); 
2) el caos en el área social, con el vodevil sobre los alimentos en los galpones, los nombramientos por izquierda y la rotación de funcionarios –cuestión que ya advertimos la semana pasada (vamos por un promedio de una renuncia cada 5 días); y 3) las dudas sobre la sostenibilidad del esquema económico, porque el mercado cree que los dólares no alcanzan (amén de que siguen proliferando los augurios de lentísima recuperación). 
Las tres cuestiones sucedieron por deficiencias propias de la matriz oficialista.

Van 6 meses y lógicamente se empiezan a sentir las deficiencias del esquema político, económico y administrativo de un experimento novedoso para la Argentina, sumado a que la novedad se va desgastando. Esta condición contextual también incide sobre la opinión pública: ¿cuándo sale la primera ley? ¿cuándo se reactiva la economía? ¿qué otra novedad hay además del ajuste puro y duro? Preguntas que empiezan a surgir en sectores sociales afines al presidente. 

Las dificultades en el primer factor mencionado al inicio, el gobierno se los puede cargar a la cuenta de la casta. Las del segundo a la falta de experiencia, que la mitad social que aprueba lo disculpará por un rato. Sin embargo, las del factor económico son todas de Milei, teniendo en cuenta que a) es la principal asignatura, b) él es economista –lo cual le dio un hándicap especial en la campaña- y c) el primer mandatario está dando un debate particular contra parte de la biblioteca, revestido de una mística filosófica / teológica. Por consiguiente, si falla el esquema le quedarán pocas excusas. A diferencia de los anteriores presidentes que ante una crisis cambiaban al ministro de economía de turno, pero no quedaban pegados como autores intelectuales, más allá del costo de haber avalado una estrategia que no funcionase. En este caso, si se produce una crisis, el amortiguador es mucho más estrecho (y el golpe se sentirá más).

Si se produce una crisis económica y/o política, ahí vamos a ver al verdadero Milei, porque eso traerá aparejada toda una serie de replanteos que excederán al tema específico. Ahí estarán los buitres volando en círculos para aprovechar la situación. Cuánto más cercanos al gobierno, más peligrosos, porque le querrán cobrar muy caro a “jamoncito” cierta desidia en el manejo de las relaciones personales. Al mismo tiempo, puede ser que se revalúen las acciones de algunos personajes ¿Subirá el poder de Francos más del que ya tiene? ¿Hará falta que Patricia haga un enroque? ¿el libertario se abocará a una negociación con el Emir de Cumelén, que hasta ahora no existió? 

¿Cuántas veces tiene que ratificar un presidente a un funcionario de su más íntima confianza? Más allá de la relación personal, la insistencia en afirmar o negar nunca es una gran idea. Al interior y al exterior de la gestión crecen las dudas, más que aplacarlas. Digamos que fue una crisis mal manejada, además del batifondo con los funcionarios, en una de las áreas de gestión más resonantes en función de los desmanejos previos que se están investigando en la justicia, y que le daban aire al oficialismo en su batalla cultural contra una parte de la casta. Hoy esa ventaja se diluye por el propio ruido interno. 

Hay otro aspecto del gerenciamiento político que delata una debilidad de origen en el proyecto mileísta: no hay contención, ergo el que tiene diferencias se aparte o lo apartan. Kikuchi, De la Torre, Píparo, Zago, entre otros. En eso tiene diferencias siderales con la carpa infinitamente contenedora de “el turco” (digo, para los que lo asimilan tanto a Milei con el riojano).

La votación de un nuevo esquema de actualización jubilatoria es otro de los temas de la semana que trae mucha tela para cortar. Primero, porque salvo el PRO –por ahora- los dialoguistas empiezan a plantar bandera y a aclarar que una cosa es ayudar a veces, y otra es dejar que el gobierno haga lo que quiera. Por eso, Milei no debe creer que los 142 votos a favor de la ley Bases están en estado sólido, sino que forman parte de la política líquida que caracterizará a la Argentina de estos 4 años. 

El segundo punto es que, si el kirchnerismo se modera, pueden salir muchas votaciones en donde el proyecto sea radical, de Encuentro Republicano o de los lilitos, “los dueños de la cámara” (a Pichetto se le fueron unos, pero vinieron otros que lo hacen a su bloque más federal). ¿Era un pecado mortal votar junto con los K, aplicando un “cordón sanitario” al estilo de lo que sucede en Alemania con la extrema derecha? Habrá una parte del público que crucificará a esos dialoguistas. Pero todo dependerá de 1) el tema en cuestión (jubilados es muy sensible, sobre todo para la clase media), y 2) los resultados de las “mileiconomics”.

Decía el ingeniero Edward Murphy que “si algo puede salir mal, saldrá mal”. Vista esta semana del gobierno, la única ley que se aprobó hasta ahora, es la ley de Murphy.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias