viernes 15 de enero de 2021 - Edición Nº772

Sociedad | 26 nov 2020

Después de un velorio con incidentes

Maradona tuvo su adiós final

En una ceremonia en el cementerio de Bella Vista, el astro mundial del futbol fue despedido por un grupo de íntimos. Anteriormente, se perdió el control del predio de Casa Rosada donde estaba siendo velado. El cuerpo de Diego debió ser retirado y hasta tiraron gases lacrimógenos dentro de la casa de gobierno presidencial.


El último viaje de Diego Maradona rumbo a la eternidad se desarrolló en medio de la veneración de una multitud que se agolpó a la vera de calles y autopistas durante un recorrido de unos 40 kilómetros entre la Casa Rosada y el Jardín Bella Vista, donde el astro quedará sepultado, muy cerca de las tumbas de sus padres, Dalma Salvadora Franco ("Doña Tota"), y Don Diego.

El recorrido se inició a las 17.47 desde la Casa de Gobierno, punto de partida del cortejo fúnebre que salió por la zona del Bajo y tomó por la Autopista 25 de Mayo para seguir por la Perito Moreno y luego el Acceso Oeste.

Allí, multitudes se afincaron sobre los guard rail e inclusive, con consecuente peligro, por delante de ellos, al punto de que una moto policial estuvo a punto de atropellar a un hombre que saltó al asfalto.

Los puentes peatonales también fueron improvisados como potenciales tribunas desde las que se descolgaban banderas argentinas por doquier, mientras la gente vitoreaba a Diego y lanzaba papelitos sobre el vehículo fúnebre que trasladaba su féretro.

Inclusive, desde los edificios linderos a la autopista, que permitían en sus alturas una buena visión de la circulación del cortejo, sus habitantes agitaban brazos, banderas y pañuelos, mientras fotografiaban el paso final de Maradona hacia la eternidad.

Un contratiempo tuvo el cortejo cuando en su recorrido se pasó de largo la entrada al Camino del Buen Ayre, por lo que debió retomar por una colectora y entonces quedó trabado por la estrechez de la calle y el público se abalanzó sobre el coche fúnebre y por espacio de un cuarto de hora impidió que avanzara.

Pero una vez sorteado este inconveniente, el viaje continuó por el Camino del Buen Ayre hasta la bajada en la Avenida Julio Roca y desde allí un kilómetros más hasta la entrada al cementerio privado Jardín Bella Vista, en la avenida Mayor Irusta 5.631, siempre con gran cantidad de público saludando su paso.

La llegada se produjo exactamente a las 19, una hora y 13 minutos después de su salida desde la Casa de Gobierno, mientras a unos 200 metros un grupo de gente que intentó superar el vallado policial establecido en el lugar terminó chocando con las fuerzas de seguridad (un efectivo fue golpeado en la cabeza con un proyectil).

La entrada del cortejo al cementerio fue la última posibilidad del público por tener cerca a su ídolo, ya que las puertas se cerraron para que en su interior lo recibieran sus hijas y entorno más íntimo. 

Estaban Dalma, Giannina, Jana y Diego, junto a Claudia Villafañe y Verónica Ojeda, así como su exrepresentante Guillermo Cóppola y el Ministro de Seguridad, Sergio Berni. 

Pero antes que todos ellos llegó al Jardín Bella Vista el sacerdote que ofreció el responso dentro de la capilla del predio, que está situada entre dos lagos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias